En las afueras de la ciudad, frente a una nave industrial, hay un coche que lleva horas aparcado.

Es un coche viejo y no demasiado limpio. La guantera esta llena de plásticos y papeles, testimonio de todas las veces que ha comido en el coche. Sentado frente al volante está Rick, observando el edificio impasible.

Pero su mente no está completamente concentrada en el presente. Recuerda su pasado junto a Julia, cuando la conoció en la Universidad del MIT, cuando le pidió para salir, su primer beso, su primera vez. Ni un sólo recuerdo triste, todo lo que conseguía recordar eran momentos felices junto a su amada.

-Joder, ya llevo aquí un buen rato y nada. La verdad no sé qué esperaba ver.

Rick no sabía exactamente qué debía hacer allí. Según las palabras de Julia, él debía proteger este lugar, pero de qué y hasta cuándo, no lo sabía.

Justo cuando ya se había cansado de esperar, una extraña figura llamo su atención. Se movía de forma sospechosa, mirando a su alrededor constantemente y caminando sigilosamente. Además del hecho que llevaba ropa negra y un pasamontañas.

-Muy bien vamos allá, a ver de qué va todo esto.

El personaje sospechoso entró por una puerta trasera. Siguiéndolo, Rick hizo lo mismo. El interior del edificio parecía sacado de una película. Las paredes, el suelo y el techo era de un blanco brillante. Todo estaba lleno de aparatos electrónicos que emitían un zumbido constante. La temperatura era muy baja y aparte del zumbido no había ningún otro ruido. Lo que vendría a ser la forma física de una nube virtual, un almacén de información digital.

-¿Donde se ha metido?

Al fondo del edificio en una habitación con puertas de cristal había una consola y allí era donde estaba el hombre de negro. Rick sacó la pistola que llevaba, aún no se sentía cómodo con ella. Apenas había aprendido a usarla en la academia de policía, pero él no era un policía de campo, su trabajo era estar en frente de un ordenador, no patrullar las calles persiguiendo criminales.

-¡Alto ahí! No te muevas y pon las manos en alto, donde yo pueda verlas.

Rick apuntó con su arma a la figura vestida de negro.

-Ahora date la vuelta despacio.

Lentamente el desconocido se dio la vuelta, su rostro oculto solo dejaba ver sus ojos y su boca.

-¿Una mujer?

Inconscientemente Rick abajó el arma y aprovechando la ocasión, la misteriosa mujer lo derribó al suelo y echó a correr.

Rick se levantó rápidamente y fue tras ella.

La puerta por la que habían entrado estaba abierta, seguramente había huido por ahí.

Al salir al exterior Rick la ve calle abajo y corre hacia ella, logra alcanzarla y empieza un forcejeo.

Rick se da cuenta de que lleva algo en la mano, justo entonces emite un pitido cada vez mas acelerado, al oír eso la chica aumenta el forcejeo y consigue soltarse. Al liberarse empieza a correr con todas sus fuerzas, Rick se levanta e intenta ir tras ella, pero en ese mismo instante un explosión a su espalda lo hace caer al suelo. En el suelo, Rick logra darse la vuelta y contempla horrorizado como el almacén del que han salido esta hecho pedazos y en llamas. Luego pierde el conocimiento.

En una habitación de hospital, Rick yace en la cama. A su lado sentado en una butaca, un hombre espera pacientemente. Finalmente Rick recupera el conocimiento y se despierta.

-Buenos días Rick, ¿Cómo te encuentras?

-¿Eh?¿Dónde estoy?

-Estás en una habitación de mi clínica privada. Por suerte tus heridas no eran graves y dentro de nada ya podremos darte el alta.

-¿Quién eres tu?

-Mi nombre no es importante. Lo importante es que sepas que estoy para ayudarte en la misión que te encargó Julia.

-Pero si he fracasado, destruyeron el lugar que Julia me dijo que protegiera y ahora no la podre volver a ver. La he fallado.

-No te pongas así, es verdad que destruyeron el lugar que dices, pero no era lo que ellos creían. Lo que destruyeron fue un señuelo, nada más.

-¿Un señuelo?¿Porqué?

-Básicamente por que desde el principio el proyecto Beyond ha tenido detractores. Y no pienso permitir que por diferencias de opinión, esos detractores destruyan la esperanza de tanta gente.

Un silencio incómodo se apoderó entonces de la habitación.

-Bueno dejando de lado todas esas cosas, te aviso que si quieres seguir adelante, las cosas a partir de aquí se pondrán más feas. ¿Que harás?

-La verdad es que aunque me preguntes, no tengo ni idea de qué se supone que tengo que hacer.

-No te pediré imposibles, solo quiero que averigües quién fue el responsable de la explosión.

-No sé seguro si podré conseguirlo pero puedo intentarlo.

-Bien. Aquí te dejo mi número, cuándo sepas algo, llámame.

Más tarde, Rick estaba en su casa frente al ordenador, con cara de desesperación. Usando todas las herramientas a su disposición, no pudo encontrar información alguna sobre el almacén y a quien pertenecía, todo resultaba muy confuso. Estaba en medio de una guerra sin cuartel y apenas sabia nada de los dos lados. ¿Quién era ese hombre del hospital? ¿Qué pasaba con ese proyecto Beyond para que alguien se tomara tantas molestias en destruirlo?¿Quién era esa mujer misteriosa? Tantas preguntas y ninguna respuesta.

-A ver si puedo conseguir algunas imágenes de esa mujer, seguro que cerca de esa zona tiene que haber alguna cámara de seguridad.

Después de unas horas de investigación, descubrió un parking cercano con cámaras de seguridad.

Por suerte para Rick, las cámaras recogieron el momento en que esa mujer cogía una moto. Para ponerse el casco, antes se quitó el pasamontañas y había un momento donde se le podía ver la cara.

-Ahora solo tengo que re-definir la imagen, aplicar zoom y podré tener una imagen clara de la culpable.

Unos minutos mas tarde, la pantalla del ordenador reflejaba una imagen, que una vez mas daría una vuelta a la vida de Rick.

-¿Julia? No, no puede ser. Ella está muerta, debe de ser alguien que se le parece, es imposible que sea ella. De momento llamare a ese tipo extraño y le contaré lo que he descubierto, y ya luego si puedo me olvido de toda esta pesadilla.

Más tarde en el piso de Rick habían dos personas, una de ellas el propio Rick. El otro, era un hombre que desprendía una aura misteriosa, aunque nada en su aspecto era fuera de lo corriente, no podías evitar dirigir tu mirada hacia él. Los dos parecían estar discutiendo algo aunque solo Rick parecía nervioso y alterado.

-Aunque se le parezca, no puede ser ella. Por diversas razones.

-No sé qué decirte, a mi no me cabe duda de que es ella. Desde mi punto de vista eso explicaría muchas cosas.

-¡Que no te cabe duda! Es imposible que sea ella, esta muerta. Ademas ella nunca haría ese tipo de cosas.

-Mira, te lo explicare delicadamente para que lo entiendas bien. El echo de que atacaran ese lugar, significa que tengo un topo en mi organización y muy poca gente sabía de ello, entre ellos Julia. Segundo el propio proyecto Beyond es alto secreto, así que aunque es verdad que tendría detractores, ahora mismo ninguno de ellos tendría que saber nada. I aún así, parece que saben qué es y donde, en teoría, debía estar el proyecto. Y lo que más me escama es que Julia se haya puesto en contacto contigo desde Beyond y te haya avisado del ataque. El porque y cómo, son cosas que aún desconozco. Pero que Julia sea el topo y que esté trabajando para mis enemigos, es una posibilidad bastante elevada.

-Pero entonces, ¿qué pinto yo en todo esto?

-Yo diría que eres un cabeza de turco, su chivo expiatorio para hacerte cargar con la culpa de la explosión del almacén.

-La verdad es que ya no entiendo nada. Me estás diciendo que los años que estuve con Julia fueron solo para poder utilizarme más tarde, y que fingió su enfermedad y su muerte para poder obtener información de tu empresa para una empresa rival.

-Mas o menos, sí.

-Pues yo no estoy dispuesto a creerme semejantes tonterías, yo creo que lo nuestro fue real. Julia me quería, estoy seguro.

-No te pongas así Rick, a veces la vida puede ser muy cruel pero si te niegas a ver la realidad puede ser peor.

-¡Déjame! Si Julia sigue viva ahí fuera, tengo que verla, quiero hablar con ella y que me lo explique todo.

-Espera, espera. Es peligroso que vayas a buscarla solo, deja que te ayude.

-Ayudarme, ¿ayudarme cómo?

-Podemos hablar con la Julia de Beyond.

-Pero ya no puedo volver a conectar con ella, no sé qué paso.

-Eso es por qué cuando detecté que había una fuga de información, corté todas las salidas. Pero puedo volver a ponerte en contacto con ella.

-¿De verdad puedes?

-Pues claro, para eso creé el proyecto Beyond. Para poder comunicarnos con nuestros seres queridos que ya no están entre nosotros.

-Vale de acuerdo, llévame donde está Julia.

Continuara…

Anuncios

Un comentario en “Proyecto Beyond – Capítulo 2

¡Nos encantaría que comentaras tus impresiones sobre el relato!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s